Carta abierta A D. Mariano Rajoy Brei

El Nacionalismo, o la ausencia de gobierno.

 

Parafraseando a Gonzalo de Berceo, al cual considero “Padre de la Lengua Castellana”, y su obra “Milagros de Nuestra Señora” el primer libro completo escrito en castellano, (a pesar de que hay quien dice que son “las Etimologías de San Isidoro” de Alfonso X), diré: “Voy a hacer una prosa en Román Paladino, que es la lengua que cada cual usa para hablar con su vecino “.

Es decir, puesto que ya estoy arto de tanto ”buenismo”, “ñoñería”, y estúpida corrección política, me permitiré usar una variante del castellano: “la dura””, para ver si de este modo se entiende y queda claro.

 

En Cataluña, los ciudadanos, NO tenemos un problema con la lengua. Ni en Valencia. Ni en Galicia o Vascongadas. El problema es de los políticos, (no todos), de los enseñantes, (que no maestros), y de los cuatro idiotas sin criterio (por eso son idiotas), que ríen sus gracias, y siguen sus pasos.

 

Obviaré decir, o mejor no, lo diré: A pesar de hablar y escribir correctamente en catalán, no lo hago desde que se impuso, y no por reacción, si no porque no me sale de los cojones (está en el diccionario). Y es que…, imposiciones, las justas.

 

Mi compañera y yo, tenemos un hijo de trece años. Es discapacitado auditivo, lo que le ha provocado un cierto retraso cognitivo. En casa, hablamos castellano. Y quede claro, en la calle, también. La Generalidad, (Generalitat en catalán), está empeñada (y lo está consiguiendo) en impartirle todas las clases en catalán, a excepción de dos horas semanales en castellano. Y yo, como buen aragonés, estoy empeñado (tan solo por coherencia) en que sea o bien al revés, todo en castellano y dos horas en catalán, o bien si hay acuerdo, cincuenta-cincuenta, y respetando el castellano como lengua vehicular.

 

Lo hemos pedido en el colegio, en el instituto, en la consellería de educación, y hasta en la Delegación del Gobierno en Barcelona. Ni caso nos hicieron. Como medida de presión, des-escolarizamos al niño. La respuesta del sistema, fue inmediata Nos echaron encima a los servicios de protección de la infancia (Servicios Sociales). Expedientes, entrevistas,… de locos. En estas, intervino el padre de la criatura, que asustado ante la perspectiva que le dibujaban, decidió que volviese a la escuela.

 

La Sra.: Rigau, consellera de “educación”, nos hizo saber a través del Sr. Henar y Moros, inspector de educación para la provincia de Tarragona, que puesto que no había sentencia favorable en nuestro caso, pues eso, …a joderse.

 

Así mismo, el Sr. Henar, y en el curso de una charla con el, me dio su punto de vista acerca del uso del catalán y de la inmersión lingüística. Tras decirse de Soria y comunista (miembro de CCOO), me dijo: “Verá Luís, yo, llegué aquí en los años sesenta, y entonces el catalán, estaba prohibido. Por tanto, entiendo y aún defiendo su postura.

 

Le respondí, que los sesenta, hacía mucho que habían pasado, y que los errores de entonces, (si los hubo), no podían ser esgrimidos hoy como excusa de una política de corte totalitario. De la conversación deduje, que la idea de España, no le resultaba muy agradable.

 

Y aquí, es donde vuelvo a decir lo que ya dije en su día: Nuestro hijo, o estudia en español o no irá a la escuela.

 

Dése por aludido quien corresponda. No vamos a ir a los tribunales a reclamar un DERECHO (el de usar nuestro idioma en nuestro país), que por Nacimiento, Nacionalidad y Vecindad nos corresponde. No estamos hablando de un derecho subjetivo de esos que se han de reivindicar frente a todos. Si no de un Derecho Objetivo que simplemente, ha de ser reconocido, y amparado por la Constitución Española.

 

La generalidad, vulnera el derecho de los padres a escoger el tipo de educación que quieren para sus hijos. Y…¡ojo!, estamos hablando de Derechos Humanos, y Derechos de la Infancia.

 

Si, estoy cabreado. Muy cabreado, al igual que otros muchos como yo, que hemos de ver como nuestro ¿gobierno?, aún sabedor del problema, nos ignora.

 

Sr. Rajoy. Vd., como Presidente Electo de todos los españoles, ni puede, ni debe seguir ignorándonos. A Vd. Se le eligió, para como dijo la Sra. de Cospedal: “GOBERNAR”. Le remito al diccionario de la R.A.E. para que de una puta vez, se informe del significado de la palabra, y comience a realizar su función.

 

Entre el pueblo, (incluidos sus votantes), corre el rumor de que es Vd. Un “blando”, y que le falta carácter, un hombre tranquilo, vamos. Pero mi abuelo a eso, lo llamaba “no tener cojones”. Creo, que Vd. Quiere estar ”a bien” con todos y mantener una cierta armonía en tiempos difíciles. Pero se olvida de que es precisamente en tiempos duros y con mar revuelta donde se ve la calidad del marino. La suya señor mío, es más que dudosa. ¿De verdad se cree que capeando el temporal nos va a llevar a puerto?, Lo hará, pero cada cual en su chinchorro. Su pretensión, no es otra, que la de sacudirse el problema de encima, aguantar como pueda, y pasárselo a otro cuando llegue el momento. Y así Sr. Rajoy llevamos treinta y cinco años. Creo que ya es hora de jugar a “Hombres de Estado” que no de partido y aprovechar la oportunidad que la historia le brinda de ser el hombre que convirtió a España en una Nación.

 

Desde que “El Cid” pronunció: “¡Señor!, ¡que buenos vasallos, si hubiere un buen rey!”, la frase, ha sido perfectamente válida a lo largo de los siglos, y hasta hoy.

 

Creo, de verdad, Sr. Rajoy, que es capaz de poner a Más, y otros que como él hay en España en su sitio, es decir, en la cárcel, pues ha traicionado a su patria, ha instaurado en Cataluña, una parte de España de la que Vd. es responsable, la dictadura de la lengua al más puro estilo fascista con su beneplácito. Es tan responsable o más que él.

 

Y para concluir, no le ruego (como sería la fórmula). Le exijo como ciudadano español residente en la provincia de Tarragona, le exijo como votante defraudado por Vd. Y le exijo como padre, que haga lo necesario para que nuestro hijo y los hijos de otros como nosotros que por miedo, si, he dicho miedo (que lo hay) a ser señalados, puedan ejercer en su Patria el Derecho a usar su lengua.

 

Hay medios y fórmulas, para que se pueda elegir. Y, conste, que respeto el derecho de todo padre (cosa que no se hace con nosotros) a elegir el idioma que quieren en la enseñanza. Eso se llama respeto a la Libertad. Pero no tolero imposiciones.

 

Recuerde Sr. Rajoy. Solo Vd. Es responsable de sus actos. La historia le juzgará por ellos.

 

Un saludo de un ex-votante 

Anuncios

The Patriot Day

En el nombre de Dios.

Día de la patria en Boston (Massachussets). Jornada festiva. Actividades lúdicas populares. Incluso una Maratón. Una de las cinco principales del mundo. Todo destinado a ensalzar la figura de aquellos que de un modo u otro, trabajaron, lucharon, y llegaron a dar sus vidas por un ideal. Por algo, a lo que llamamos “Patria”. Ella, la patria, recoge y representa nuestras aspiraciones. Es, las más de las veces, el lugar donde cada uno de nosotros establece Su “Paraíso Terrenal” . Participamos en su gobierno a través de canales democráticos. Representa como ya he dicho, nuestro ideal hecho realidad. Por ello, cuando algo la amenaza, lo interpretamos como una agresión personal y muchos de nosotros, saltamos prestos a defenderla. En ocasiones, esta defensa, nos cuesta la vida. No nos mueve a su defensa el odio ni la venganza.  Es más bien el temor a perder aquello que de algún modo nos representa, y a lo que representamos. Es, perder la significación de futuro que para nuestros descendientes tiene, y en cuyo proceso hemos participado, bien con nuestro esfuerzo, bien con nuestras ideas.

Por ello, el salvaje atentado de ayer en Boston, solo merece una respuesta.

Ningún ideal, ningún dios, puede amparar la barbarie escudada en la cobardía.

Se mire como se mire,  no es más que un simple asesinato en masa. Aquí, no ha mediado la improvisación ni el arrebato. Es el fruto de algo, cuidadosamente calculado. Es brutal, salvaje. Con un único fin: sembrar el terror. Hacernos sentir la inseguridad y la indefensión.

¡Eran inocentes!. Gente, que justo una décima de segundo antes, disfrutaba de la vida. Unas vidas, que alguien, en el nombre de su dios, de su fanatismo, de su odio, decidió que no debían ser.

Sin embargo, estos seres que son cualquier cosa menos congéneres nuestros, pues les niego toda humanidad, Se sienten seguros en sus guaridas, en sus patrias. Saben, que si vamos a por ellos nos verán venir. Nosotros, vamos de frente  y nuestros ejércitos, son numerosos.

Algo ha de cambiar. Sabemos donde se ocultan. Sabemos quién les ampara. Hora es ya, de hacerles saborear a ellos también el terror. Son ellos, quienes han declarado la ausencia de inocentes. Son ellos quienes nos asesinan. Son ellos quienes han sembrado el odio en nuestros corazones. Y somos nosotros, quienes tenemos los medios, la obligación y la oportunidad de borrarlos de la faz de la tierra.

Nuestro Planeta, nuestra Patria, nuestro Hogar, no serán un lugar seguro mientras ellos existan. Ya sea su creencia un dios, o una idea política. Existen hoy otras vías para intentar conseguir la realización de su ideal. Pero, han renunciado a ellas. Se han despojado de todo vestigio de humanidad dejando salir los más bajos y rastreros instintos criminales. Ni quienes ejecutan, ni quienes les amparan, merecen vivir entre nosotros.

Así pues, mal nacidos, bastardos, terroristas, yo, os declaro la guerra. Sin cuartel. Hasta que de vosotros y de vuestros dioses e ideas, no quede ni el recuerdo. Os condeno a la oscuridad eterna.

Y a vosotros, queridos patriotas, hombres, mujeres, niños, que sin saberlo, entregasteis vuestras vidas sin lucha previa, por  ser como yo, os deseo la iluminación de la gloria. Y, Aun sin creer en dios alguno, que ese, vuestro Dios, os acoja en su seno.

Descansad en paz. Patriotas.

Thatcher vs Rajoy

Márgaret Thatcher, ha muerto. Digna de ser admirada, no por hacer algo extraordinario, si no por hacer lo que debía. Y es que, en un mundo mediocre, donde los intereses están por encima de los ideales, ver como alguien antepone sus convicciones, sus ideas de lo que debe ser, a su interés personal, aunque no se esté de acuerdo, (no ese el caso), como mínimo se le debe respeto, cuando no, admiración.

¡Yo lo ordené! y el IRA, tembló.  Sin quererlo, acabó con la dictadura de Argentina. Puso a los sindicatos en su sitio, es decir, fuera del sistema, y… así, una tras otra,  su política marcó una era.

Por desgracia, no hay, ni ha habido en España una figura que ni tan siquiera se le asemeje. A pesar de que es justo eso lo que nos hace falta.

¡Cuán lejos quedan aquellos días en los que nos regocijábamos por el cambio que supondría en nuestra política la victoria de Mariano Rajoy!. Sabíamos que no era un hombre de fuerte carácter, pero al menos, será capaz de defender sus convicciones, nos pensábamos. ¡Já!.

Su antecesor, que debería ser procesado, pues motivos hay sobrados, sin necesidad de nuevas leyes,  Zapatero “El Bobo”, ” El hijo del viento”, “El contador de nubes”, solo decepcionó a quines no le votamos. Algo hasta cierto punto natural. Pero solo hasta cierto punto, ya que se gobierna para todos. Rajoy “El sumiso” en cambio, ha conseguido una pirueta digna del mejor circo como es España. Decepcionar a todos. A los que le votamos, y a los que no.

Cree que su desgaste se debe a las medidas que ha tenido que adoptar. Y está convencido, de sacarnos de la recesión, así, una vez hecho esto, supone recuperará nuestra confianza.  ¿Porqué no?, tiene derecho a soñar

En román paladino, le está ocurriendo lo que se conoce como “crecimiento de enanos”. De un lado, Arturo Mas y unos cuantos como el (muchos, demasiados), que no todos los catalanes, se van. Rompen la unidad nacional.  Los vascos, también. La verdad, es que les entiendo perfectamente. Yo, que no soy separatista, también estoy por “irme”. Pero irme por mi cuenta, es decir, proclamar  mi independencia unilateral en mi trozo de tierra. Constituir un estado propio y libre, de una hectárea  en el corazón de Cataluña con un sistema de gobierno dictatorial. Al menos, yo, no miento. Y baso mi decisión en la nausea, el asco, y la repugnancia que me da el ver como millones de personas, se dejan engañar miserablemente  por estos dictadores disfrazados de demócratas. Ya lo dijo Aristóteles: ” Incluso una dictadura, es mejor que una mala democracia”. No estoy muy seguro, de que no fuese un pensamiento premonitorio  relacionado con España.

De otro, ha perdido la calle.  Creíamos, que la blandura, era patrimonio del gobierno anterior.  Nos equivocamos. El actual gobierno, quiere arrebatarle el puesto, y como medida extrema, no permitirá el acoso a menos de trescientos metros de la víctima. ¡Brutal!. Ha perdido nuestro respeto por mentir descaradamente con el único objeto de acceder al poder. Si no, ¿dónde está la ilegalización de Bildu?, ¿donde la derogación de la ley del aborto?. ¿Y la ley de mercado único?. ¿Dónde aquel “Y si no, gobernaremos” de la Sra. Cospedal?

Un proverbio turco dice: “Si Ala te da el poder, también te dará la inteligencia para gobernar”. Pero en esto, como en todas las cosas, el individuo ha de estar predispuesto. No es el caso.

“Yo conozco por tus obras, que no eres frío ni caliente. ¡Ojala fueres frío o

                                      caliente!

                                      Más porque eres tibio, y ni frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”

Apocalipsis de  San Juan

 

Prepárese pues querido presidente, a compartir el dantesco infierno con los traidores a la patria, y olvídese  si es que albergaba esperanza de cruzarse en la eternidad con Miss Thatcher. Pues, por ser caliente, está en la gloria. Reservada solo a unos pocos elegidos.

Afectados por las hipotecas

Quiero hacer aquí, una reflexión acerca del “drama” hipotecario que se vive en nuestro país, como consecuencia directa de la crisis económica.

Es cierto, que la praxis bancaria en España, deja mucho que desear. Es cierto, que las prácticas bancarias abusivas, han sido permitidas por los sucesivos gobiernos, tanto de la izquierda, como de la derecha. También es cierto, que los partidos que representan estas ideologías, son deudores de los bancos, y no solo económicamente. Pero visto, lo que estamos viendo, ¿será cierto que el pueblo español es tonto?.

No está en mi ánimo ofender a nadie, o puede que si. Y digo esto, porque ya está bien de tanta ñoñería. A mi, me educaron en: “a la fecho, pecho“. Es decir, aceptar las consecuencias derivadas de mis actos.

No se de nadie, que fuese obligado a firmar una hipoteca contra su voluntad. No conozco a nadie, que tras consultar al oráculo, se convenciese de tener un puesto de trabajo “in eternum”.

Y no creo que nadie creyese, que si dejaba de pagar, no iba a pasar nada. Aquí, todos sabemos, por vox pópuli, y porque a demás lo dice el código civil; que el deudor responde de sus deudas con todos sus bienes incluso los futuros. Eso implica, que cuando se adquiere una deuda, se te perseguirá hasta el catre o hasta que la pagues. Y en el caso de las hipotecas, el bien objeto del préstamo, no satisface la amortización del mismo.

Obviamente, es un abuso. pero todos lo sabían.

Para que este nuestro país, pasase de un PIB bruto de 160.000 millones de euros en 1985, a un billón de euros en 2010, no solo hubo que hacer ingeniería financiera, también había que encontrar un sector capaz de mover un país, que por lo demás, carecía de otros recursos. Este fue la construcción. No solo era el ladrillo, también era toda la industria auxiliar que la abastecía, y cómo no, los bancos, que eran quienes debían poner la pasta para que todo comenzase a girar. Así se comenzó por revalorizar el suelo. Un metro cuadrado pasó de tener un valor de x, a x.xxx. Pero no porque realmente lo valiese, sino porque alguien decidió que debía ser así. Y un pisito que hasta entonces valía un millón, pasó a valer 10. Claro, los bancos, que no son tan tontos como el resto de los mortales, sabían que ese valor era ficticio, y que si algo pasaba, (como ha pasado), se quedarían con el “culo al aire”. Entendéis ahora, el porqué eso de la dación en pago, no les acaba de cuajar.

Si hablasemos de bienes, con un valor mercado real, no habría problema. Te embargan el bien, y se acabó

Mi Visión de España

Corrupción, paro, crisis económica, pérdida de valores, éstas y otras lindezas parecidas, son el día a día de todos nosotros. Una constante, que ya nos tiene hastiados, cansados, y se que a muchos de nosotros, nos provoca náusea, rabia e impotencia.

Lo cierto es, que no solo los gobernantes, los políticos son los responsables. Todos y cada uno de nosotros, también lo somos. Y somos responsables por permitirlo.

Somos un pueblo cómodo. Los que todavía conservamos algo, no estamos dispuestos a arriesgar. Ni siquiera el ver como nuestros hijos se quedan sin futuro nos motiva. ¿Qué nos está pasando?.

Descendemos de una estirpe que otrora conquistó el mundo, y no somos capaces de cambiar el nuestro.

La verdad, es que no tengo ni idea de cómo hacerlo. Lo que si se, es lo que debemos hacer. Hemos de empezar por renunciar (si es que alguna vez lo tuvimos), a ese llamado “Estado del Bienestar”. Sencillamente, no se puede mantener. Al menos, yo, no quiero pagar la sanidad a nadie. No quiero pagarle la educación a nadie. Que cada cual pague la suya. Y esto sería posible si el trabajador, tuviese un salario digno que le permitiese decidir si quiere o no un seguro sanitario. Estamos artos de oír, que el sistema de pensiones es insostenible. Pues bien, que se liberalice. Los que hay hasta ahora, a cuenta de los presupuestos generales. En adelante, que cada cual se lo monte por su cuenta. Y en educación, conozco a un vecino, que tiene un hijo de veintiocho años, vive con sus padres, y no os lo perdáis, estudia cuarto de veterinaria, y…, lo hace con una beca!!!. Una beca que pagamos todos vía impuestos. A ver, si es tonto y quiere estudiar, que se lo pague él.

Debemos adoptar una política, o más bien un pensamiento absolutamente liberal. Pues en estos momentos, es lo único que podemos permitirnos.

Yo, he estado en los dos extremos. He sido trabajador asalariado, y empresario. Así, entiendo el punto de vista de ambos. Como trabajador, hubiese preferido ganar más, y decidir yo, si quería sanidad y pensión o no. Pero no pude elegir. Se me pagaba un salario que llegaba justo para sobrevivir, y se me estableció un sistema de sanidad y pensiones que al igual que antes, apenas me da para lo mismo. Como empresario, aparte del salario, debía pagar vacaciones, pagas extras, indemnizaciones por despido, seguros sociales, etc. ¿Sabéis lo que eso supone para un pequeño empresario?. Os digo de verdad, que esto hunde a cualquiera que no tenga un gran respaldo económico. Por tanto, y por duro que os parezca, no sería mejor a la manera americana: Trabajas, cobras. No trabajas, no cobras. Pero eso sí, te pagan lo que realmente ganas, y de este modo, tu puedes cubrir sobradamente tus necesidades.

El Estado, ni es, ni tiene porqué ser mi madre.

Pero claro,  decir todo esto en un país que ha padecido treinta años de “socialismo”, y en el que se ha acostumbrado a la gente al subsidio, a la subvención, y a que las ubres del estado surten de leche al pueblo, puede resultar duro. Máxime si tenemos en cuenta, que desde el sistema educativo se ha lavado el cerebro mas que educado a nuestros hijos.

Y…¿ qué decir de los políticos?. Hablemos en las urnas. Hay más partidos que los que hasta ahora han gobernado. Para los de ideología de izquierdas, está UPyD, sin duda más sano que el PSOE, y mucho más que IU. Y para los que somos más conservadores, está Ciudadanos, o incluso creo que aun queda algún resquicio de Falange, que por supuesto, defendería los intereses de los trabajadores mejor que cualquier sindicato de estos vividores que hay ahora.

No, no me he vuelto loco, y para quien crea que es así, le recomiendo que se lea el pensamiento de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange, y después que me lo cuente.

Bien, grosso modo,  esta es mi visión e idea de lo que es, y podría ser. Iré ampliando esta visión en sucesivas entradas.

El Amigo (esto, pretende ser una novela “por entregas” basada en una historia real )

El amigo

Todos tenemos uno. El mio, cuya vida y obra intentare reflejar en estas lineas lo mas fielmente posible, se merece un premio. Pero esa es la cuestión. Nunca se lo dieron…,por idiota.
Su vida, no tiene nada de especial. Es como la de cualquier otro. una vida “plana”. Sin embargo, hay en ella algunos altibajos dignos de ser contados.
Un buen día del mes de Marzo, allá por el año 2003, le dio por comprarse una motocicleta. El, vivía en un puerto (de mar) en un pequeño barco que utilizaba como vivienda. Y con el objeto de ganar algo de movilidad terrestre, decidió que ya era el momento de conquistar la carretera.
Se dirigió a la ciudad más próxima, y entró en el primer taller de motos que vio. Tras una breve mirada por el local, adquirió una moto de mediana cilindrada. Al fin y al cabo, ya tenía una edad, y tampoco pretendía grandes rutas. Así, se decidió por los 250cc. de una Honda.
Al entregar su documentación para realizar la transferencia de nombre, el dependiente reparó en que su documento de identidad, estaba caducado. Le invitó a renovarlo a fin de poder continuar con la tramitación. Y tras obtener un certificado provisional de compra, se dirigió con su nueva y flamante moto a las oficinas de la policía, para realizar el trámite.
Aparcó  sobre la acera, (algo normal entonces), y entró en el edificio.  Entregó su documento a una bella señorita que amablemente le atendió, y tras una breve, brevísima comprobación, le dijo: “espere aquí un momento señor”. Dos minutos más tarde, dos imponentes “gorilas” debidamente uniformados le “invitaban” a acompañarles a la planta superior.
Las gónadas, ascendieron a su garganta a la velocidad de la luz. Un sudor frió e indescriptible, le inundó. Y sus piernas, temblando, se negaban a avanzar., más bien querían correr, pero en dirección contraria a la que se le indicaba. Y… para evitar eso, estaban allí los gorilas. No tuvo más remedio que acceder.. Tras media hora de espera en una pequeña oficina con apenas una mesa y una silla, alguien que dijo ser inspector de policía, le comunico su detención.
-¿Porqué? preguntó el
¿De qué se me acusa?. dijo haciéndose el “sueco”.
¡Esto es un error!. Insistió
Verá señor, respondió el agente. Primero le diré que gracias. Gracias a usted, nos  caerá una “prima”. No todos los días se nos presenta en bandeja la detención de un delincuente de su categoría. Buscado por la Policía Nacional, buscado por la Guardia Civil, buscado por la Interpol, y casi casi, buscado también por la Guardia Nacional. Usted sabrá lo que ha hecho, pero de lo que no cabe duda, es de que fue algo gordo. Ahora, pasará a disposición judicial, y será debidamente informado de la acusación, aunque me temo, que usted ya lo sabe.
Y así, fruto de una gran idiotez, mi amigo, dijo adiós a su mundo de libertad y alegría, para sumirse en las profundidades de la amargura.
Tres días más tarde, pasaba a formar parte de un colectivo inmenso. Sus siguientes meses, y aún años, transcurrieron entre los muros  de prisión. Tenía por delante una condena de doce años y un día.
¿Su delito?, y qué más da. Solo diré, que no robó, no mató ni violó. Tampoco estafó a nadie. Solo se metió con el Estado, o mejor dicho, solo quiso ayudar al Estado liberándole del penoso trabajo de imprimir papel moneda. Como veis, nada grave, ¿O si?. La verdad es que la mayoría de la gente con la que he comentado esto, se han mostrado proclives a hacer lo mismo que el de tener la oportunidad.
Pero lo verdaderamente absurdo, la auténtica idiotez, es que su detención tuvo lugar ¡quince años después de haber cometido el delito!. Se le detuvo, y se le obligó a ingresar en prisión, cuando ya no quedaba nada de aquel joven que estafó al Estado. y se ingresó en prisión a un hombre diferente, nuevo con una vida totalmente distinta, y unas circunstancias sociales y familiares que nada tenían que ver con su pasada realidad.
A esto se le llama hacer justicia.